viernes, 30 de enero de 2015

Hostelería creativa

Creo que tomaré un "arroz cardoso" y unos "chulos".
Foto: San José.

jueves, 29 de enero de 2015

El Cielo de Zaragoza

"Así en el cielo como en la Tierra" es una estupenda película de José Luis Cuerda, que ya cité en otra entrada del blog, cuya acción transcurre en "el Cielo de España", un pueblo típico español donde el alcalde es Dios Padre, el sargento de la Guardia Civil es San Pedro, etc. Visitando nuestro museo recordé esa película ante este cuadro:
San Valero, San Vicente Mártir, San Pedro Arbués y Santo Dominguito de Val, en la Gloria. José Luzán (1757). Óleo sobre lienzo. Museo de Zaragoza.
Los cuatro santos representados son zaragozanos, de nacimiento o de adopción. De izquierda a derecha: 
San Pedro Arbués, Inquisidor de Aragón a las órdenes de Torquemada en el s. XV, asesinado en el interior de La Seo en venganza por las muertes de conversos en autos de fe que había sentenciado. En represalia por su muerte, la Inquisición desató una oleada de nuevos asesinatos.
San Valero, primer obispo y patrono de la ciudad, por cuya celebración la mayoría de zaragozanos empleados hoy no iremos a trabajar y comeremos roscón. Fue encarcelado durante la persecución de Diocleciano (s. IV), junto a su diácono Vicente. La tartamudez de Valero le salvó la vida: ante el tribunal le costaba hablar, así que tomó la palabra Vicente con tanto énfasis que fue directo al martirio.
San Vicente Mártir, el que se la jugó por quitarle la palabra al tartamudo Valero. Fue ejecutado con saña: le quebraron los huesos, luego fue desollado y finalmente asado. Eran unos bestias aquellos romanos...
Santo Dominguito de Val, monaguillo de La Seo que fue encontrado asesinado a orillas del Ebro en 1250. En el s. XVI la Iglesia construyó una leyenda de martirio con fines antisemitas, elaborando unas falsas actas que copiaban al detalle otras leyendas europeas similares. Tiene una capilla lateral en La Seo donde se ve al niño crucificado, con una herida en el pecho por donde "los malvados judíos" le habrían extraido el corazón vivo. Siendo yo un tierno infante que correteaba por la catedral mientras mis padres asistían a misa en el altar mayor, un sacristán me llevaba a aquella capilla y me repetía con sádica insistencia la sangrienta historia, pensando tal vez así estimular mi fe. Lo que estimulaba era mi insomnio en la siguiente noche.
En esta festividad local de San Valero he pretendido un paseo por el Cielo zaragozano. Pero semejantes historias me han dejado mal cuerpo. Prefiero recorrer las calles de la ciudad. El Cielo puede esperar...

miércoles, 28 de enero de 2015

Una buena razón

La publicidad es muy convincente.
 El agua mineral es buena...
¡para el whisky!

martes, 27 de enero de 2015

Los rostros del Mal

¿Quiénes son estos peludos personajes? Son la representación del Maligno, de Satanás, y sus secuaces en el imaginario medieval. Los encontramoss sometidos a los pies del arcángel San Miguel en una tabla gótica.
San Miguel arcángel (1459-1460). Martín de Soria. Temple sobre tabla. Procedencia: Iglesia de San Pablo de Zaragoza. Museo de Zaragoza.
Esos seres, que el pintor quiso mostrar repulsivos los veo hoy feos y simpáticos. Salvo la notable diferencia de colorido, me recuerdan a Sullivan, el protagonista de Monstruos S.A, una celebrada película de Pixar. Con los siglos han cambiado los temores y los sustos. Hoy en día, por estos lares, yo representaría al Mal con traje caro y guardaespaldas.

domingo, 25 de enero de 2015

Συγχαρητήρια Ελλάδα


Barco de Grecia
(Vaixell de Grècia)

Si al amanecer veis salir una nave
besando las aguas del mar, cuna de los dioses,
hacédle señal, que quiere ver donde nos hallamos
y navegar con nosotros hacia el norte.

Si no lleva red, ni orza ni timón,
no penséis que se ha perdido el bote
que siempre la gente podrá hinchar las velas
y ganar olas hechas de miedo y cansancio.

Nave que lloras igual que yo
que llevas la pena y el dolor que yo
Nave de Grecia, que no te hunda el trueno.
Hincha las velas que vamos al mismo puerto.
Lluís Llach

Deudas impagables

La democracia, la lógica, el teatro, la geometría, la política, la moneda, la arquitectura, la filosofía, la historia, la escultura, el método hipotético-deductivo, los Juegos Olímpicos, la astronomía, la medicina, el concepto de libertad... "Todos somos griegos" (Percy B. Shelley).
 
Foto: graffitti en Portugal.

sábado, 24 de enero de 2015

El bello Augusto

 Una de las joyas de nuestro Museo es este busto del fundador de la ciudad:
Exvoto de Augusto (98-103 d.C.). Carneola india. Procede del Balneario sagrado de aguas hipotermales del Municipium Turiaso, Tarazona. Recuerda la curación de Augusto en las aguas de Turiaso al regreso de las guerras cántabras. Museo de Zaragoza.
Aparte de la finura del trazo, se reconocen unas facciones agraciadas, como también ocurre en la gran estatua del César Augusto que se encuentra sobre un pedestal junto a las Murallas Romanas y que fuera donada a la ciudad en 1940 por el dictador fascista italiano Benito Mussolini.
A lo largo de la historia, ha sido habitual la dignificación de las imágenes de los mandatarios por los artistas encargados de hacer sus estatuas y retratos, tradición rota por nuestro paisano Goya al retratar con crudo realismo la boba expresión de los Borbones reinantes (Carlos IV, Mª Luisa de Parma y Fernando VII). Pero en el caso de Augusto parece ser que no se trataba tan solo de adulación por parte del artista.
Escribió el historiador Suetonio (Vida de los doce césares, LXXIX): "Augusto tuvo una belleza privilegiada y la conservó con todo su encanto a lo largo de su vida... Su rostro inspiraba una gran calma y serenidad... Tuvo unos ojos brillantes y nítidos, que incluso querían hacer creer que había una cierta autoridad divina... Sus dientes pequeños e irregulares estaban separados, sus cabellos eran ligeramente ondulados y tirando a rubios. Su entrecejo cerrado, sus orejas pequeñas, su nariz algo prominente en la parte superior y un poco curva en la punta, su tez entre moreno y blanco. De baja estatura, la proporción e igualdad de sus miembros no hacían notarlo".
En resumen, parece ser que el césar fundador de Zaragoza era un guaperas.

viernes, 23 de enero de 2015

El gigante desnudo

Foto: Parque del Agua

jueves, 22 de enero de 2015

Acuarela

Foto: Parque del Agua

miércoles, 21 de enero de 2015

Un extraño reflejo

Foto: Parque del Agua

martes, 20 de enero de 2015

Tesoros de papel

Hasta el 30 de junio, en la Biblioteca del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza (Pza. Paraíso), podemos visitar la exposición "Ciencia en el Renacimiento". Se exhiben valiosísimos incunables (s. XV) y otros ejemplares editados en el s.XVI de textos científicos: primeras ediciones impresas de obras de Euclides, Avicena, Galeno, Clavius, Vesalio, Reggiomontano, Pedro Sánchez Ciruelo, etc. 
Son testimonios del lento despertar de la conciencia humana hacia la comprensión del mundo, abandonando las supersticiones del pensamiento mágico-religioso. Quienes se preguntaron cómo y por qué suceden las cosas, en lugar de resignarse a un destino fatal, son los padres del mundo moderno. Ellos guiaron a la Humanidad hacia la mayoría de edad intelectual.
Fotos: 1 Proyección estereográfica de la Tierra en la Cosmographia (1524) de Pedro Apiano. 2 Grabado de osteología en De humani corporis fabrica (1555) de Andrea Vesalio. 3 Grabado de plantas medicinales en los Discursos sobre la materia médica (1544) de Pietro Andrea Matthioti.

lunes, 19 de enero de 2015

Simon & Garfunkel & San Antón

En los guateques de mi lejana adolescencia había pocos discos. Eran caros. Así que los pocos que teníamos se oían una y otra vez. The Sounds of Silence (Simon & Garfunkel) era una de las canciones lentas, así que era muy solicitada por las parejas que con ella bailaban, como entonces decíamos, "sin salir de la baldosa". Y ahora, mira...

sábado, 17 de enero de 2015

Mascotas

 
 
 
Fotos: Bendición de animales en el día San Antón, en San Pablo.

viernes, 16 de enero de 2015

Rayos en la niebla

Foto: Pasarela del Voluntariado a las 10:00 del 14-01-2015.

jueves, 15 de enero de 2015

Miradas en La Aljafería



Artesonado mudéjar del Palacio de los Reyes Católicos