lunes, 8 de agosto de 2016

Ensaladilla rusa - 16

El Metro de Moscú fue orgullo soviético de lo que debía ser “el palacio del pueblo”. En sus mosaicos, mármoles, bronces y esculturas aparecen homenajes a los trabajadores manuales e intelectuales (gente ausente de todos los demás monumentos que como turista he visitado en otros países). Estos mosaicos me gustaron especialmente. Siempre me he preguntado por qué ciertos oficios uniformados requieren públicos reconocimientos y no así los demás.

1 comentario: