domingo, 7 de agosto de 2016

Ensaladilla rusa - 15

La Gran Guerra Patria
Es así como en Rusia denominan a la II Guerra Mundial, convertida en un elemento esencial de identidad nacional. 27 millones de muertos (cifra oficial, la real pudo ser mucho mayor) dejaron una huella imborrable. Solo en Leningrado (hoy San Petersburgo), cuyo asedio duró 900 días, hubo un millón de víctimas. Casi todas las familias perdieron a alguien y ese recuerdo sigue vivo. El 9 de mayo, Día de la Victoria, se celebran las marchas del Regimiento Inmortal, donde ciudadanos civiles se manifiestan portando los retratos de sus familiares caídos. Se dice que este año fueron unos 12 millones en 30 ciudades. Por vez primera, hubo una en Madrid que reunió a varios centenares de rusos residentes.
En Moscú, a la entrada de la Plaza Roja (me enteré de que “roja” en ruso significa “bella”), hay una enorme estatua ecuestre del Mariscal Zhúkov. Su llegada al mando del Ejército Rojo (aquí “rojo” no creo que significara “bonito” sino comunista) supuso el frenazo del avance nazi, a las puertas de Moscú, y el cambio del signo de la guerra. A los pies de su caballo, la esvástica es pisoteada. Junto al Kremlin se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido, con lápidas que recuerdan a las “ciudades heroicas” sobre tierra traída de las mismas. 
Niña vestida con el uniforme histórico del Ejército Rojo
En 1995, conmemorando el 50º aniversario del fin de la guerra (1941-1945), se inauguró el Parque de la Victoria. En él se alza una enorme bayoneta de 142 m de altura, a la que se llega por una avenida con 1418 fuentes, tantas como días duró la guerra, que de noche se iluminan de rojo en sanguinolenta alusión.
Aunque la bandera que venció al ejército de Hitler era la roja con la hoz y el martillo, el único monumento de este parque con enorme y colorida bandera lleva la enseña y el escudo zaristas, recuperados en la actualidad. No hay en ello anacronismo, el pelotón de soldados bajo la misma es de la I Guerra Mundial. Anacronismo no, pero me parece que sí que hay intención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario