domingo, 29 de noviembre de 2015

Paseando por Barcelona: catedral del color (1)

Antonio Gaudí no quería una decoración de estatuas de santos para el interior de la Sagrada Familia. Ideó la más pura ornamentación para sus columnas y paredes, la que dan la luz (ayer lo veíamos) y el color. Este se produce en las grandes vidrieras que bañan la piedra de tonos cálidos a un lado y fríos al otro. Los muros adquieren así el aspecto fantástico de una ensoñación.

2 comentarios:

  1. Otro lote de fotografías dignas de ser ampliadas y convertidas en póster.
    ¡Qué colores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad es tan espléndida en este caso que el fotógrafo apenas debe sino dejar constancia.

      Eliminar