lunes, 28 de julio de 2014

Postales

Regreso de un viaje por tres capitales centroeuropeas y, como a veces se hacía(*), enseño algunas postales para "fardar" de las cosas majas que he visto. Pero también he visto cosas menos espectaculares o turísticas que traeré al blog en los próximos días.
Budapest: el Parlamento y el Danubio

Praga: Jazz en el Puente de Carlos (al fondo la Catedral de San Vito)

Viena: Palacio y jardines de Belvedere

(*) Ahora resulta ya difícil encontrar postales en las tiendas turísticas y casi imposible recibir una de ellas por correo postal. En su lugar, por todas partes he visto turistas autoretratándose (en nuestro idioma se dice así, no "selfie") y enviando al mundo entero al instante sus sonrisas forzadas, a través de Twitter, Instagram, Facebook, etc. Los tiempos cambian.

4 comentarios:

  1. Yo, que soy muy aficionado a la denostada fotografía de viajes, no la veo como una manera de "fardar" sino de rememorar las experiencias viajeras y de compartirlas con los demás. Además, ampliamos nuestro horizonte fotográfico con nuevos escenarios, personas y culturas.
    En cuanto a las autofotos, comparto tu rechazo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, lo de fardar ha sido un comentario ligero ironizando más sobre mi mismo que sobre otros. Espero no haber molestado a nadie. Si lo hice, fue un comentario desafortunado pues no era su sentido pretendido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. José María, en modo alguno me he sentido molesto por tu comentario. Solo quería reivindicar este tipo de fotografía, que considero muy interesante y que en los últimos años ha pasado a ser considerada como una disciplina menor, creo que de manera injusta.
    Saludos.

    ResponderEliminar