miércoles, 13 de marzo de 2013

Castillo de Samitier

Siguiendo desde Abizanda hacia Aínsa, encontramos a la derecha el desvío a la aldea de Samitier. Dejamos el coche en su placita y emprendemos la subida a pié por una pista empinada pero accesible a casi todos. Es algo menos de una hora de camino, contando las paradas para disfrutar del paisaje que, conforme ganamos altura, va siendo cada vez más impresionante. Primero, vemos el Pantano de Mediano, en estas fechas casi lleno. Luego, llegamos a las ermitas de Sta. Waldesca y de S. Cipriano. En lo más alto, el pequeño castillo derruido y, desde allí, una vista que quita el hipo.
A nuestros piés, el estrecho de Entremon que conecta el Pantano de Mediano con la cola del Pantano de El Grado. Tenemos una visión de águila sobre las aguas hoy verdes y turquesas.
Doy las gracias a Mariángeles, que en su comentario a otra entrada del blog sobe el Muro de Roda, también en Sobrarbe, nos recomendó visitar este paraje inigualable. Merecen la pena las agujetas del día después (si, como yo ahora, no estáis entrenados...).

3 comentarios:

  1. La ruta de Entremon que se ve en la cuarta foto es preciosa :)

    ResponderEliminar
  2. Vaya pedazo de excursión. Aunque yo tampoco estoy muy entrenado que digamos, tomo nota de esta ruta. ¡Cuánto por descubrir!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí por compartir estas "vistas de águila"

    ResponderEliminar